"Dios me puso en tu pagina como un tábano sobre un noble caballo para picarlo y tenerlo despierto" (algo de Sócrates).

miércoles, 16 de abril de 2008

¿Donde mueren los pájaros?


Confieso que nunca se me ocurrió pensarlo. Supuse, como cosa natural que cumplían su ciclo biológico sin estridencias, sin espectacularidad. Casi alegremente, como creemos que es su vida. Llena de gorjeos,trinos, cantos. De saltitos de rama en rama, de vuelos raudos, veloces.
Cierto que cuando se produce alguna alteración del equilibrio ecológico y la mortandad es grande, se pueden encontrar sus pequeños cadáveres amontonados o esparcidos. También ocasionalmente la artera puntería de algún niño o de un cazador nos permite detectar su muerte. De no ser así,es difícil,casi imposible hallar sus restos.
Decía en 1794 el naturalista francés Lamarck. "Sin cesar la inevitable destrucción de cada individuo viviente restituye a la naturaleza todos los productos que la acción vital formó en él;y los restos de esos seres suministran sin interrupción los materiales que forman sustancias minerales, que de otro modo no existirían. Por último, las mismas sustancias minerales,tras las mutaciones que las circunstancias y la naturaleza les han impuesto, terminan por liberar los elementos que las habían constituído, mediante combinaciones. De este modo,vemos continuamente una sucesión alternativa de vida y muerte, de formación y destrucción, de movimiento y de reposo."
Me he puesto a meditar, que en el caso particular de los pájaros, esto, como norma general no debe suceder. No mueren como lo hacemos el resto de los componentes del reino animal. Ellos se esfuman, se desvanecen en el aire. Se disuelven misteriosamente. Son parte y representan la alegría de vivir, apareciendo asociados a las imágenes de la felicidad, el amor y a los más profundos sentimientos humanos. Por eso no acaban su vida rutinariamente, no pueden hacerlo.
Mauricio Maeterlink escribió esa maravilla que se llamó El pájaro azul. Por lo que representan, ¿no serán todos azules, aunque los veamos de distintos colores?. Así, al diluirse en la atmósfera le dan su tinte. Los hombres de ciencia han producido una explicación sobre el color del cielo ¿Y los poetas?. Por el momento lo han cantado,o negado como Lupercio de Argensola,pero no nos han brindado una clave. Es dable imaginar que se lo debemos a millones de pajaritos que misteriosa y anónimamente disuelven y sacrifican su belleza para ayudar a crear esa gran hermosura, hacia donde el hombre dirige su mirada en momentos de angustia y dolor buscando ayuda, o de agradecimiento en la alegría, la felicidad, la paz.
Una noticia publicada hace mucho tiempo titulada "por un cielo más azul" decía que el Japón había iniciado la evacuación de sus industrias sucias que manchaban su cielo,trasladándolas a países en desarrollo .. Cielos que en muchas partes del mundo se tornaron grises, contaminados, cayendo sobre la tierra sus primeras víctimas, los pájaros.
El niño-honda-cazador-niño desarrollado, ha afinado su puntería. No dispara ya piedras ni balas, sino humo tóxico, desechos industriales, radiaciones.
Ya los pájaros no pueden dar su azul al azul. Tampoco esfumarse, disolverse en el aire. Su vida, LA VIDA, es la amenazada.
Respetar la naturaleza, amarla. Fraternizar. Lograr que los pájaros sigan muriendo secreta y líricamente, sería una nueva forma de reciclar la existencia junto con la otra de la vida-muerte-vida.
Porqué no admitir entonces que los pájaros mueren y deben morir así, contribuyendo a la diafanidad del aire, al esplendor de la naturaleza, a la belleza de la vida a formar ese hermoso azul que nos rodea.
Esta teoría, no convencional, totalmente acientífica, pero poética y humana no es creíble, pero permite dar vuelo a la imaginación. Y todavía imaginar, soñar, es privilegio del hombre.

Chau y hasta la próxima.

2 comentarios:

Veji dijo...

Pablo dijo:muy hermoso,variños grandes a ambos.Pablo

Anónimo dijo...

Gracias por este texto... Anónimamente se te agradece esta reflexión. Llevo años preguntando a la gente dónde mueren los pájaros y es un lujo poder leer tus palabras.
Un gran saludo.